Categoría: Salud

Bja autoestima

CÓMO LA TERAPIA CAMBIÓ MI VIDA. UNA EXPERIENCIA PERSONAL

Puede que haya un momento en tu vida en el que tu cabeza haga “clic” y algo en ti cambie a partir de ese momento. Y si ese “clic” además viene acompañado de muchas cosas que van apareciendo por tu cabeza y que vas dejando pasar o no les das la importancia adecuada puede que llegue a explotar por algún lado.

Y ni siquiera muchas veces en ese instante te das cuenta de que necesitas la ayuda de un profesional de la psicología, no porque no tengas claro que es una gran ayuda… sino porque no sabes interpretar correctamente esos pensamientos o vocecita crítica como lo que es. Y si te identificas con esto hasta aquí, ¡enhorabuena! puede que esta experiencia personal te ayude.

Llegó un momento en el que tenía una vocecita, un pepito grillo que no paraba de decirme en muchas circunstancias de mi vida cosas tan maravillosas como lo inútil que podía ser, lo mala que era mi vida, lo poco que iba a conseguir… y para evitar ver todas esas cosas y lo horrible de mi existencia buscaba evadirme, evitar gestionar todo lo que me ocurría y refugiarme en cualquier cosa que no tuviera relación con mi vida.

Pero todo puede tocar fondo y llegó ese día. Y de la peor manera. Y aun así a día de hoy no dejo de agradecer que llegara. Y en ese momento es cuando me vi “obligado” a buscar esa ayuda. Y descubrí que podía hablar de lo que me ocurría, y que había alguien que me estaba escuchando, que había alguien que tenía compasión y empatía en lo que le contaba, que me iba ayudando a reflexionar sobre todos esos pensamientos que, aunque no dejaba de tenerlos, poco a poco me iba replanteando sobre lo distorsionados que podían ser. Y ese alguien que me escuchaba, que me abrazaba en lo que me ocurría y que me iba ayudando poco a poco a identificar lo que sentía, cómo lo sentía, de dónde venía y lo que me decía esa emoción, cada vez lo iba identificando más y más como la persona más importante de mi vida.

Ayuda

Y si has llegado hasta aquí pensando que ese alguien era mi psicólogo, entonces deberías replantearte leer de nuevo todo. Porque ese alguien que identifico como la persona más importante de mi vida es el mismo que me decía lo inútil que era, lo mala que era mi vida y lo poco que iba a conseguir en ella. Y dejó de decirme eso, aunque vengan pensamientos similares a los de antes para decirme lo mucho que me quiere. Y ese alguien era yo mismo. Y ese día llega.

Y aquí vendrá vuestra pregunta… ¿entonces el psicólogo? Tal como yo lo viví, el psicólogo tiene un papel muy importante, para guiarte en ese descubrimiento, en ese trabajo que vas a realizar sobre ti mismo. Tiene la función de orientarte, de hacerte hablar, de expresarte, de poner nombre a las cosas. Tiene la función de ponerte en contacto contigo mismo y de moderar esa comunicación. Sin su figura es posible, en circunstancias similares, que tu vida mejore algo porque el tiempo pasa y las circunstancias cambian, pero volverías a revivir lo mismo, porque, a fin de cuentas, con quien seguirías conviviendo es contigo y en ese momento, no quieres hacerlo.

Y otra pregunta del millón… Vale, ¿si lo que me pasa a mí no tiene nada que ver con todo esto? Da igual, sea por lo que sea has leído todo esto porque te estás planteando que necesitas ayuda por algo que te pasa. Y si es así… mi recomendación no puede ser otra: deja de pensarlo, hazlo. Ya estás mal por algo, buscar la opción de lo que te haga mejorar siempre será la correcta.

Eso sí, desde mi experiencia, es importante que esa misma escucha compasiva, empática, en un ambiente cercano, que te invite a seguir hablando y soltando todo lo que tienes dentro… la encuentres en tu psicólogo. A fin de cuentas, va a estar presente en todas tus conversaciones, es importantísimo no sentirte juzgado en ellas por ninguno de los interlocutores, ni tú mismo ni tu guía. Por eso es tan importante esa elección.

Yo lo encontré y creo que siempre estaré agradecido por ello. La salud mental es esencial, prioritaria. Hay que cuidarla.

LA SALUD PSICOLÓGICA

El concepto de salud que aquí consideramos parte del criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que considera la salud no como ausencia de enfermedad, sino como un conjunto de factores que interviene de manera directa en nuestro bienestar: factores sociales, factores económicos, factores culturales, …

De manera similar, al hablar de salud psicológica, aparece el término “salud mental”. Aquí consideramos esta forma de verlo como reduccionista, porque limita la salud psicológica a un plano muy concreto de la salud, sin considerar lo antes expuesto: factores externos a la persona que ingtervienen en el proceso.

Dicho esto, entre los objetivos principales de las personas en la búsqueda de una buena salud psicológica, podríamos resumir:

Mantenerse vivos

Evitar el dolor innecesario

Buscar la realización plena de sí mismo.

¿Cómo podemos lograr estos objetivos?: Vamos a intentar adquirir e interiorizar los siguientes valores, muchos de los cuales pueden verse como una actitud.

* 1/ AUTO-INTERÉS

Las personas sensatas y emocionalmente sanas tienden a estar primaria y fundamentalmente interesadas en sí mismas y a poner sus propios intereses ligeramente por delante de los de los demás. Se sacrifican a sí mismos hasta cierto punto por aquellos que estiman, pero no completa o totalmente.

* 2/ INTERÉS SOCIAL

El interés social normalmente es racional y sugiere una auto-ayuda, dado que la mayoría de las personas eligen vivir y disfrutar en un grupo o comunidad social; y si no actúan moralmente, ni protegen los derechos de los demás, ni luchan por la supervivencia social, es poco probable que puedan crear el tipo de vida en la que ellos mismos puedan vivir feliz y confortablemente.

* 3/ AUTO-DIRECCIÓN

Las personas sanas tienden a asumir responsabilidades, principalmente de sus propias vidas, prefiriendo simultáneamente cooperar con los demás. No necesitan o demandan un apoyo o socorro importante de los demás.

* 4/ TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN:

Las personas racionales se otorgan a sí mismos y a los demás el derecho a equivocarse. Incluso cuando rechazan abiertamente su conducta y la de los demás, se abstienen de condenarse a sí mismos y a los demás (como personas) por una conducta inaceptable o detestable. Las personas que no están atormentadas por una angustia emocional debilitante, tienden a  cambiar las conductas desagradables que puedan, y aceptar  las que no pueden, con la sabiduría de saber la diferencia entre ambas.

* 5/ FLEXIBILIDAD:

Las personas sanas y con salud psicológica tienden a ser flexibles en su forma de pensar, abiertos al cambio, tolerantes y pluralistas en su visión de otras personas. No establecen reglas rígidas e inamovibles acerca de ellos mismos ni de los demás.

* 6/ TOLERAR LA INCERTIDUMBRE

Los hombres y mujeres sanos, tienden a reconocer y aceptar la idea de que, aparentemente vivimos en un mundo de incertidumbre y probabilidades, donde no existen (y probablemente nunca existirán) las certezas absolutas. Se dan cuenta de que a veces es fascinante y excitante, y desde luego no es algo terrible, el vivir en este tipo de mundo incierto y probabilístico. Disfrutan con cierto grado de orden pero no exigen saber exactamente lo que el futuro traerá o les deparará a ellos mismos.

* 7/ COMPROMISO EN BÚSQUEDAS CREATIVAS:

La mayoría de las personas atienden a sentirse más sanos y felices cuando están vitalmente ocupadas en un proyecto ajeno a ellos mismos, y preferiblemente si tienen al menos un tema de interés creativo importante, además de algún compromiso humano principal al que otorgan tanta importancia que planifican una buena parte de su existencia diaria en función de él.

* 8/ PENSAMIENTO CIENTÍFICO:

Las personas tranquilas tienen tendemncia a ser más objetivos, racionales y científicos que las intranquilas. Son capaces de sentir profundamente y actuar de manera concentrada, pero tienden a regular sus emociones y acciones, reflexionando sobre ellas y evaluando sus consecuencias, en función de hasta qué punto llevan o no a la consecución de metas a corto y largo plazo.

* 9/ AUTO ACEPTACIÓN:

Las personas sanas normalmente están contentas de estar vivas y se aceptan a sí mismas por el simple hecho de estar vivos y tener la capacidad de divertirse. Rechazan la búsqueda de medir su valor intrínseco en función de sus logros existentes o de lo que otras personas puedan pensar de ellos. Simplemente eligen aceptarse incondicionalmente a sí mismos, e intentan por todos los medios evitar auto-evaluaciones de su totalidad o su forma de ser, intentando disfrutar en lugar de probarse a sí mismo (Ellis, 1973, 1984; Ellis y Harper, 1975)

* 10/ ASUMIR RIESGOS:

Las personas sanas emocionalmente tienden a asumir una cantidad considerable de riesgo, intentan hacer lo que quieren hacer, e incluso cuando tienen muchas posibilidades de fracasar tienden a ser aventuradas, pero no son temerarias.

* 11/ HEDONISMO (EL PLACER COMO FIN) :

Las personas con salud psicológica tienden a buscar tanto los placeres del momento como los del futuro, y no suelen renunciar al beneficio presente por temor al dolor futuro. Son hedonistas, es decir, buscan la felicidad y evitan el dolor, pero como también saben que tendrán que vivir durante bastantes años, saben que tienen que pensar tanto en el hoy como en el mañana, y no obsesionarse con la gratificación inmediata.

* 12/  UTOPÍA (PROYECTOS INALCANZABLES) :

Las personas sanas aceptan el hecho de que las utopías son, con toda probabilidad, algo que no se puede alcanzar y que por tanto nunca van a conseguir todo lo que desean ni van a poder evitar todo dolor. Rechazan moverse de manera poco realista en búsqueda de placer, felicidad o perfección total, o de la desaparición total de la ansiedad, depresión, autoderrota y hostilidad.

* 13/ RESPONSABILIDAD POR EL PROPIO MALESTAR EMOCIONAL:

Las personas sanas tienden a aceptar la responsabilidad de su propia existencia en lugar de descargarse culpando defensivamente a los demás o a las condiciones  sociales, por sus pensamientos, sentimientos y conductas auto-derrotistas.

¿Te parece muy complicado?. Como otras veces te hemos pedido, utiliza este escrito como un test de autoevaluación. Analiza los puntos en los que te sientes identificado , y en los que no lo sientas, busca cambios que mejoren tu salud psicológica.

Si necesitas información o ayuda, no dudes en contactar con nosotros en info@psicoalcala.es.